lunes, 4 de junio de 2012

Un Forense llevado a juicio (IX de X)

Compartir este artículo:

Un Forense llevado a juicio (I de X)Un Forense llevado a juicio (II de X)Un Forense llevado a juicio (III de X)Un Forense llevado a juicio (IV de X)Un Forense llevado a juicio (V de X)Un Forense llevado a juicio (VI de X)Un Forense llevado a juicio (VII de X)Un Forense llevado a juicio (VIII de X)Un Forense llevado a juicio (IX de X)Un Forense llevado a juicio (X de X)


Juicio Civil

Tras las labores realizadas y todo el esfuerzo empleado, llega la hora final. Hay que tener presente que cualquier forense o pericial que se precie por muy bueno que pueda llegar a ser, se dirime finalmente en el juicio. De forma previa habrá servido para que la empresa de un paso hacia delante a la hora de tomar decisiones, pero donde se la juega finalmente (también el perito) es en el juicio.

El paso previo debería consistir en mantener una reunión con el abogado. Aquí debería en la medida de lo posible establecerse la estrategia que deberá seguirse. También es importante aprovechar el momento para que el perito pueda aportar apreciaciones interesantes o su perspectiva en cuanto a las preguntas importantes que podrían ser el hilo conductor de la comparecencia. También las cuestiones importantes a nivel técnico que podrían utilizarse contra la testificación de la otra parte. Sin esta preparación, el juicio puede ser una verdadera lotería. O el perito es muy hábil y tiene experiencia sobrada, o sin saber por donde irán las preguntas pudiera realizar una testificación ambigua y poco veraz.

El abogado en un juicio de tipo civil preparará una nota que será acompañada el día de la vista y donde la información pericial tiene una importancia significativa. A modo de informe ejecutivo se describen los conceptos y conclusiones más importantes que acompañados de los fundamentos legales, permitirán llegar al objetivo perseguido: atender o desestimar una demanda. El perito debería ayudar técnicamente en su elaboración.

El día de la vista el perito deberá asistir junto con un documento (DNI preferiblemente) que permita identificarlo. Este deberá quedar fuera a la espera de ser llamado. De esta forma se logra que los testigos desconozcan lo que se está fraguando dentro y pueda ser los más objetivo posible en su intervención. En el proceso convencional cada parte presentará sus testigos, entrando en primer lugar los que presenta el demandado y en segundo los del demandante.

Por estrategia, el perito suele ser el último en declarar de la parte implicada, para centrar sobre él las conclusiones. Hay que tener en cuenta su carácter totalmente imparcial con las partes y su deber de independencia. Tras entrar en la sala, habiendo entregado su documento identificativo se le dirige el Juez para identificarlo y comunicarle su deber de prestar la verdad y no dar falso testimonio. Hay que tener en cuenta que en caso de faltar a la verdad podría ser castigado con pena de prisión y multa.

Se le hará entrega del informe pericial, que deberá reconocer como suyo. Lo tendrá a su disposición para las aclaraciones o poder referirse a él ante cualquier planteamiento que pudiera darse a las preguntas que se le hagan. En primer lugar le realizará preguntas el abogado de la parte por la que se presenta, en segunda instancia la otra parte. Este punto es fundamental puesto que normalmente se pueden presentar como objetivo atacar la credibilidad del perito o bien la credibilidad del testimonio.  Para finalizar, si el juez tiene alguna pregunta que realizar también se la transmitirá al perito.

Debido a la relevancia de la información que aporta, esta parte del juicio se presenta siempre como una de las críticas y suele ser tenida en gran consideración por parte del Juez. No obstante no hay que olvidar nunca,  para no desacreditar su criterio, la garantía de independencia que se espera del mismo.

Por regla general ningún perito en su primer juicio suele estar preparado para la situación que se le presenta. Los nervios no permiten visualizar con claridad la situación y puede herrar en sus apreciaciones, por lo tanto hay que ir lo más sereno posible. Los abogados se enfrentas a esta situación con la mayor de las normalidades posibles, están en su mundo y lo controlan, por lo tanto debería dejárseles a ellos el manejar las situaciones. Sin embargo es muy importante tener en cuenta las siguientes consideraciones:

  • Del perito se espera que tenga capacidad de analizar los hechos y aportar su experiencia. Esto difiere de los testigos puesto que estos solo declaran por los hechos que conocen.
  • Hay que estar preparado para las preguntas que pueda hacer la otra parte. No entrar bajo ninguna circunstancia en enfrentamientos, puesto que harían dudar del buen hacer de la pericial. Sería importante pensar antes del inicio del juicio en aquellas preguntas que pudiera hacer la otra parte para anticipar las respuestas y no dudar ni herrar en la vista.
  • Aunque un perito es considerado como técnico, habitualmente el público ante el que habla no lo es y por lo tanto deberá ser comedido en la forma que expone sus respuestas. Cuanto más sencillo y comprensible, más claro lo podrá tener el juez.
  • Aunque muchas preguntas tienen como objetivo respuestas simples de sí o no, podrán hacerse tantas consideraciones como sean oportunas para aclarar sobre todo situaciones que puedan ser trampas.
  • Ante una pregunta dudosa se puede solicitar que se replantee de nuevo si no ha sido comprensible. Es preferible que se pregunte de nuevo a que se de una respuesta rápida e inadecuada por no haber entendido la pregunta.
  • También hay que tener presente que pueden darse como respuestas un “no recuerdo” o “no lo se”. No se exige que haya que saberlo absolutamente todo, pero siempre sin faltar a la verdad.
  • Hay que esperar preguntas o afirmaciones que cuestionen del proceder en el pericial o las conclusiones emitidas en el informe. Ante todo profesionalidad y aclarar para que no quede duda, pero nunca entrar en conflicto.
  • Un momento clave suele ser el de las preguntas orientadas a poner en entredicho las evidencias.  Si no existe otra posible defensa, la otra parte podría intentar en su estrategia desmontar la pericia esgrimiendo manipulación de las pruebas. Si los procedimientos han sido bien llevados, será solo un trámite que incluso podrá reafirmar el valor del forense.
  • Ante preguntas del informe pericial, sobre todo si hace tiempo que se realizó, es preferible darse un tiempo a leérselo antes de dar una respuesta precipitada y contraria al propio documento.

Finalizadas las preguntas el perito podrá presenciar el resto del juicio. Conviene en este sentido mantener en todo momento la compostura. En la puesta final de las conclusiones los abogados pueden proporcionar información contraria al informe o intentar desvirtuar las palabras dichas por el perito en la práctica de las pruebas, debe mantenerse la calma. Hay que tener en cuenta que los jueces son profesionales y cuentan con esas artimañas de los abogados. De hecho los juicios se graban y los jueces tendrán el pericial y toda la información aportada en el juicio tales como las pruebas anticipadas, que le ayudarán a emitir la sentencia.

Finalizado el juicio y quedando visto para dictamen firmarán todos incluidos los peritos en calidad de testigos. Ahora deberá esperarse un tiempo a que el Juez emita su sentencia. No cabe duda que un juicio constituye un experiencia enriquecedora para cualquier analista forense. Ayuda sobre todo  comprender la importancia de los procedimientos y mejora la forma de entender y elaborar los informes. Cuestiones que inicialmente consideramos muy importantes en los informes la pierden a veces en los juicios, sin embargo las ganan otras que creemos menos importantes.

Cada juicio es diferente en sí y la personalidad de cada uno, Juez, abogados o el propio perito hacen impredecible su resultado. En ocasiones se pasará por la frustración de una sentencia contraria cuando todo estaba a favor. Pero es parte de un juego  donde en la mejor de las situaciones habrá un 99% de posibilidades de ganar.

 

3 comentarios:

  1. [...] a juicio (VI de X) Un Forense llevado a juicio (VII de X) Un Forense llevado a juicio (VIII de X) Un Forense llevado a juicio (IX de X) Un Forense llevado a juicio (X de [...]

    ResponderEliminar
  2. [...] lunes Juan Luis G. Rambla publicaba su 9º artículo en la cadena Un Forense llevado a juicio (IX de X). Queda solo una semana para concluir una de las cadenas con mayor éxito. No os la perdáis, que [...]

    ResponderEliminar
  3. [...] a juicio (VI de X) Un Forense llevado a juicio (VII de X) Un Forense llevado a juicio (VIII de X) Un Forense llevado a juicio (IX de X) Un Forense llevado a juicio (X de [...]

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...