miércoles, 27 de noviembre de 2013

Raspberry PI desde cero (Parte 1)

Compartir este artículo:
Buenas a todos, en la cadena de artículos que hoy damos comienzo nos gustaría hablaros de algunas de las miles de cosas que podréis hacer con un dispositivo Raspberry PI, desde cero.
Hace algunas semanas me decidí finalmente a comprar una Raspberry PI con la idea de instalar en ella un Kali Linux y utilizarla durante los procesos de Auditoría de Seguridad Interna. Los que os dedicáis a estas labores ya sabéis lo habitual que es dejar un portátil toda la noche capturando tráfico de red, ejecutando algún script o lanzando alguna herramienta tipo Nessus a un barrido de IPs. Tareas que tardan varias horas, y que se pasan mejor en la cama planchando la oreja, que delante del PC con un paquete de Red Bulls... :) Y como la idea de dejar el portátil sin vigilar no es una de mis preferidas, para mi se hacía esencial contar con un dispositivo tan económico como una Raspberry que aunque cayese en manos de los amigos de lo ajeno no me supusiese una pérdida de valor.
Al final y como era obvio, cuando tienes un dispositivo tan pequeño, barato y polivalente entre las manos... te lías, y acabas utilizándolo para cosas inhóspitas y que nunca te planteaste al adquirirlo, y sobre eso es de lo que hablaremos en esta cadena de posts.
Pero empecemos por el principio, ¿para qué cosas podemos utilizar una Raspberry PI? Pues quién mejor que Google para contestarnos a esta compleja pregunta.
Entre los primeros enlaces de la búsqueda encontraréis un post de Xataka Home en el que nos proponen 10 curiosas maneras de sacar el máximo partido a una Raspberry PI:
  1. Ordenador
  2. Media Center
  3. Videojuegos 
  4. Tablet
  5. Hogar inteligente
  6. Internet radio
  7. Robótica
  8. NAS casero
  9. Receptor AirTunes 
  10. Café y Raspberry Pi
Cómo veis, el límite está en vuestra imaginación (cómo le gusta decir a mi compañero Pablo).
Sobre dónde podréis adquirir la Raspberry Pi, tenéis multitud de tiendas por Internet en las que encontraréis el terminal a un precio que ronda los 35€-40€ (solo la placa) y a 60€-70€ si la adquirís en algún pack con tarjeta SD, cable HDMI, cargador, etc. Yo me decanté por comprarla en una tienda de electrónica de Móstoles dónde toda la vida he comprado cacharros varios, por 33€+IVA. Y por otro lado, compré una caja trasparente en dx.com por 3€ (http://dx.com/p/raspberry-pi-acrylic-case-transparent-197133). El resto de cables necesarios ya los tenía por casa.
Cómo los envíos de dx.com se hacen esperar, decidí fabricarme una caja casera para proteger la placa. Para ello descargué las plantillas desde la siguiente web:
Aquí tenéis el resultado, no es lo más elegante, pero al menos se encuentra protegida :)
Colores "Furgoneta Equipo A)":
Cómo veis suelo utilizar un acumulador de batería para cargar los móviles (cortesía de eset, ¡gracias majos!), que viene muy bien como alimentador para la Raspberry cuando no tienes un enchufe a mano.
Una vez que tenemos el dispositivo, lo siguiente será elegir cuál será su primer uso. En mi caso fue instalar Kali, para ver como se comportaba la Raspberry con su limitado procesador contra una distribución más o menos exigente. Para ello me leí la documentación de la web de Kali:
 Como veis la instalación es realmente básica, y basta con descargar la ISO de Kali adaptada a Raspberry y clonarla sobre una tarjeta SD de 8GB o más:
 El comando para copiar el contenido de la ISO (tras descomprimirla) a la SD sería el siguiente (cambiando sdb por el correspondiente en vuestro caso):
root@kali:~ dd if=kali-pi.img of=/dev/sdb bs=512k
Otra alternativa para realizar este proceso, si sois Windows users, es utilizar la herramienta Win32 Disk Imager:
Su uso también es muy sencillo, y basta con ejecutar la herramienta y seleccionar desde un menú gráfico la ISO de Kali y la tarjeta SD:
Una vez seleccionadas pulsaremos sobre "Write" y en unos minutos tendremos nuestra SD lista.
El siguiente paso será introducir la SD en la Raspberry y conectarla a un televisor para probar su funcionamiento:
Como veréis, si utilizamos Kali en modo consola funciona muy fluida, pero en cuanto lancemos startx, veremos como la Raspberry no es capaz de mover la distribución de una manera ágil (al menos en mi caso, y no hablemos ya de ejecutar alguna herramienta gráfica que consuma bastantes recursos)
Cuando padecemos estos problemas con alguna distribución tenemos la posibilidad de hacer overclocking. Nuestra Raspberry (modelo B) cuenta con un procesador ARM de 700MHz, pero podremos subir la velocidad mediante “overclocking” hasta 1GHz (sin perder la garantía). Para ello, en función de la distribución instalada en la SD se realizará de diferentes maneras, pero eso lo veremos en próximos posts :)
Saludos!

4 comentarios:

  1. Podrías especificar la tienda de Móstoles en la que has adquerido tu RaspBerry! Seria de gran utilidad para muchos de nosotros ^^

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Hola Sean,

      Encargué hace varios dias una raspberry en Amitronica para un amigo, y hoy al ir a recogerla me han dicho que ha subido el precio a 48€ y pico (IVA incluido), sin avisarme previamente de la subida (mal hecho, porque sino no se la habría encargado a él y me habría ido a otra tienda).

      Por lo que hay sitios más baratos para comprarla.

      Un saludo

      Un saludo

      Eliminar
  3. Genial!! Tengo ganas de leer el resto de partes :)Es más, me voy a comprar una raspberry pi, pero prefiero un pack para tenerlo todo, ¿qué web española o sitio web me recomiendas donde poder comprarlo? (porque no tengo idea de donde...)Mil gracias!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...