12 may. 2020

#MasterChef #Covid19 #Política y #Ciberseguridad... ¿qué puede salir mal?

Por el 12 may. 2020 con 0 comentarios
¡Hola lectores!

Hoy vengo con un post un poco distinto a lo habitual. Es un post escrito con cierta indignación que refleja mi opinión personal y no la opinión del blog. 

Este es un post extraño, como estos tiempos que nos está tocando vivir. Tiempos cargados de rabia y odio como el que inunda estos días las redes sociales o los medios de comunicación, en los que podemos ver a toda nuestra clase política olvidándose de que lo más importante en estos momentos es salir adelante y no utilizar el COVID como un arma arrojadiza para ganar votos.

En el pasado post, os enseñamos a entrenar un modelo capaz de identificar las voces de algunos de nuestros políticos, pero por desgracia, no existe un modelo que entrene a los políticos para actuar de una manera responsable cuyo fin sea buscar el bien común.


Ponga aquí su meme político favorito 

Si no os he perdido aún y seguís leyendo, enhorabuena y gracias. Supongo que muchos de vosotros os estaréis preguntando qué tiene que ver esto con la ciberseguridad, y os garantizo, que explicaré la conexión que existió en mi cabeza, pero antes, falta añadir el último ingrediente a esta receta explosiva: Máster Chef. 

Reconozco que no soy seguidor del programa, de hecho, últimamente no veo la televisión más allá de momentos puntuales, pero sí que he visto lo que pasó la semana pasada. Para todos aquellos que no hayáis visto el programa, está concursante decidió presentar este plato: una perdiz muerta con tres tomates cherries encima, y sin más, lo dejó en la mesa del jurado.


Estimado cliente, aquí tiene su informe. Puedo garantizar que han estado trabajando en él mis mejores empleados...

Todos, o... casi todos los que veamos ese plato, sabemos que es una vergüenza y que jamás se debería de haber servido, y entendemos la indignación que causó en el jurado. Parece obvio que si fuésemos a un restaurante y nos pusiesen esto encima de la mesa, todos pondríamos el grito en el cielo, nos levantaríamos y nos iríamos sin pagar con la consiguiente reclamación y quejas por las redes sociales.


¿Os imagináis una web con críticas sobre los informes que se entregan a las compañías? Yo me imagino frases como: "el pentester ponía voluntad, pero no se le daban las comillas..."

No obstante, esta situación me recuerda a algo parecido que sucede en el mundo de la ciberseguridad con lo que pocos clientes se escandalizan y casi ninguno reclama. En multitud de clientes llevo ya tiempo encontrándome la misma situación: compañías que abusan del desconocimiento de algunos clientes y les venden informes automáticos, que no han tenido ningún tratamiento por parte del personal de la compañía y que, por si fuera poco, justifican que cuentan con semanas de trabajo detrás de esos informes.

Esta falta de profesionalidad o, por lo menos, de claridad con el cliente, no nos deja en buen lugar a los profesionales del sector. De hecho, cuando eres la siguiente compañía que habla con ese cliente, debes de actuar con dos roles distintos: el de experto de seguridad que quiere asesorarlo con lo que más conviene y el de "psicólogo" que trata de recuperar la confianza de una persona herida a la que han engañado anteriormente y que no esta por la labor de invertir más dinero en este tipo de trabajos. Puede que la compañía X haya cubierto con el contrato y entregado un informe con el estado del alcance acordado, pero lo ha hecho a costa de perjudicar a todo un sector.

Y aquí es dónde todo lo anterior se relaciona en mi cabeza:
  • El COVID-19 es una pandemia mundial que nos está mostrando que cada país vela por sus propios intereses, así como que el modelo actual de producción prioriza a cualquier precio el coste a la calidad
  • La política, por su parte, está dejando ver que en multitud de ocasiones los que tienen que dar ejemplo, no están a la altura. 
  • Por otro lado, la concursante de Máster Chef nos demuestra que no siempre se aprovechan las oportunidades y que no basta con tener herramientas, sino que hay que saber usarlas y hay que tener voluntad, para que el producto final, sea el que el jurado/cliente merece
  • ¿Y la ciberseguridad? Tenemos que dejar claro que somos ese pequeño reducto de la sociedad que busca que nuestros clientes reciban siempre la calidad que se espera de nosotros. Asimismo, hay que educar a las empresas a que sepan diferenciar qué es lo que necesitan y qué es lo que les podemos aportar, siempre con la sinceridad por delante, no podemos ser expertos de todo y no tiene por qué ser un problema reconocerlo. Además, debemos ser capaces de adaptarnos a las necesidades del cliente y dar platos de concurso cuando se soliciten, o dar platos de menú del día cuando así lo quiera el cliente... Al fin y al cabo, lo importante es que todo el mundo sepa qué plato está recibiendo
Por último, tenemos la obligación de hacer autocrítica y no permitir que nuestro sector se dañe por las malas prácticas de unos cuantos. Hay que seguir trabajando para continuar siendo un sector de referencia y confianza para nuestros clientes. Y por mi parte y por la parte de los que formamos este blog, estaremos siempre al pie del cañón, para que esto pase. Utilicemos también esta capacidad crítica y de raciocinio para no dejarnos influir por lo que leemos, escuchamos o vemos en los medios de comunicación, tengamos mentalidad hacker y vayamos más allá de lo aparente. La sociedad del mañana nos lo agradecerá.

Saludos


Fuente de la imagen: https://s1.eestatic.com/2020/05/05/corazon/television/MasterChef-Jordi_Cruz_Mas-Pepe_Rodriguez_Rey-Samantha_Vallejo-Nagera-Programas_de_television-Television_487711583_151446154_1706x960.jpg
      editar

0 comentarios:

Publicar un comentario

< >