2 jul. 2020

Tiempos de Covid-19: nuevas estafas vinculadas a Bitcoin (Parte 5)

Por el 2 jul. 2020 con 0 comentarios
¡Hola a todos!

!שלום לכולם

Hoy despido esta serie de artículos, que tratan sobre una nueva estafa vinculada a Bitcoin, con esta última parte.


Si te perdiste alguna de las partes anteriores, antes de continuar con la tercera entrega, puedes echarles un vistazo aquí 👇:
Tal como te comenté en el anterior artículo, esta estafa ha ido mutando a lo largo del tiempo, adoptando así diferentes nombres y formas: Bitcoin EraBitcoin EvolutionBitcoin RevolutionBitcoin ProfitBitcoin FutureBitcoin TraderBitcoin SystemCryptoBoomCryptoSoftThe Ethereum Code y Bitcoin Code.

No obstante, como complemento a las plataformas fraudulentas, también se emplean gran cantidad de dominios y portales genéricos que buscan dar credibilidad a la estafa. 

Portales empleados, para promocionar las distintas plataformas fraudulentas

Incluso, al buscar en Google cada uno de los términos referidos a las plataformas implicadas, se puede apreciar que dichas búsquedas están inundadas de anuncios que aparecen en las primeras posiciones, con el fin de generar así confianza respecto a la estafa. 

Anuncios promocionados en Google, al buscar cada uno de los términos

¿Quién va a dudar entonces sobre Steve Mckay? El joven y talentoso desarrollador que ha creado tal software. 

Steve Mckay, supuesto desarrollador de las milagrosas plataformas

Tal estafa no deja hueco a la imaginación y, en su ejecución, se puede ver como ha estudiado previamente hasta el último detalle. 

Sin embargo, paradójicamente, gracias a la imagen aportada sobre el supuesto Steve Mckay, ha sido posible identificar un interesante artículo alojado en la caché de Google. 

En abril de 2016, un artículo noruego hablaba ya de la aparición de lo que parece que fue un antecedente de este tipo de estafas: Binære opsjoner (opciones binarias) o método noruego

Artículo del noruego Av Maja *** *** ****

Según comenta el autor del artículo, en un primer momento, esta estafa presentaba el nombre de Binære opsjoner (opciones binarias). La estafa consistía en una especie de juego de azar que estaba vinculado a un software/plataforma; sin embargo, para poder participar en dicho juego de azar era necesario ingresar previamente 250€ en una cuenta creada. Al ingresar el dinero, la víctima lo perdía directamente.

En relación a las opciones binarias, hay dos artículos del diario digital The Times of Israel que profundizan en la cuestión y permiten entender bien todo el entramado que hubo detrás de ello: artículo 1 | artículo 2.

En línea con esto, hay que señalar que en julio de 2018 la Autoridad Europea de Valores y Mercados prohibió la comercialización, distribución y venta de opciones binarias en la UE. 

A fecha de septiembre de 2017, Av Maja *** *** **** actualizó su artículo y habló de la aparición de una misma estafa, esta vez bajo los nombres de Bitcoin Code, CopyTrader o Ethereum Code

En este punto, el autor del artículo también adjuntó el nombre del supuesto creador de tales plataformas; con ello, se comprueba que a lo largo del tiempo este ha ido cambiando. 

Steve Mckay fue previamente Steffen Madsen

Conclusiones

En síntesis, hay que dejar claro que tal estafa vinculada a la inversión en Bitcoin, responde a una red internacional bien articulada que cuenta con recursos y capacidad operativa suficiente, como para adaptarse a nuevos retos y a los requisitos necesarios para abordar campañas orientadas a distintos países.

A su vez, no hay duda de que la cuantía económica empleada en las campañas de publicidad, a través de las distintas redes sociales, así como por medio de las plataformas de anunciantes, redes de afiliados y buscadores, ha alcanzado cifras altamente elevadas, que puede que incluso lleguen a ser superiores a las 7 cifras.

Por otro lado, a día de hoy, Twitter únicamente ha suspendido un par de cuentas (@greatbusiness7 y @SydneyGreaves) de las 14 identificadas, por lo que parece evidente que la red social tiene problemas para detectar correctamente a aquellas cuentas que presentan una actividad anómala y/o sospechosa. 

Por último, hay que señalar que este tipo de estafas seguirá dándose, hasta que no haya un esfuerzo claro y decidido por parte de todas aquellas redes sociales y redes de anunciantes implicadas, en las que hasta a día de hoy, los anuncios relativos a la estafa operan libremente sin control alguno.  

Hasta entonces solo nos queda una única opción: compartir y dar a conocer al máximo este tipo de estafas. 

Si te ha gustado y/o quieres que haga más colaboraciones con FluProject, házmelo saber por MD en @IntelAri.

Hasta pronto 😉.

      editar

0 comentarios:

Publicar un comentario

< >