martes, 31 de enero de 2017

Cómo ataca DNS Changer al router de tu casa

Compartir este artículo:
Allá por el año 2011 hablamos en nuestro blog Seguridad Apple acerca de un malware que afectaba a sistemas operativos OS X denominado DNS Changer. Ni mucho menos era nuevo, pero lo cierto es que fue un malware sencillo, efectivo y potente para lograr realizar ataques de pharming, es decir, poder redirigir un nombre de dominio a otra máquina distinta para obtener acceso al tráfico de los equipos víctimas.

Como ocurrió con el caso de las malas prácticas en la configuración de los servicios SSH en Internet y el famoso ataque de la botnet Mirai, nos encontramos una gran cantidad de fallos de seguridad en distintos routers del mercado. Estos fallos de seguridad desembocan en que el malware use prácticas de DNS Changer sobre ellos y no en los navegadores o equipos de los usuarios. Es decir, el objetivo es afectar a toda la red doméstica que obtenga las direcciones IP de los servidores DNS a través de configuraciones DHCP servidas del router de casa.

¿Cómo funciona DNS Changer hoy en día?

Hoy en día, investigadores de ProofPoint han publicado un nuevo estudio dónde se puede ver como más de 160 modelos diferentes de routers son vulnerables a ataques DNS Changer. ¿Cuáles son los modelos? Algunos de los modelos son muy comunes en nuestros entornos, como las marcas D-Link, Netgear, Pirelli o Comtrend, entre otros.


Los ataques DNS Changer comienzan con esquemas de Malvertising, es decir, los cibercriminales compran y colocan anuncios en sitios web convencionales que contienen código Javascript malicioso. A través de este código, son capaces de acceder a la dirección IP local de un usuario al realizar una solicitud WebRTC a un servidor Mozilla STUN, Session Traversal Utilities for NAT, un data leak que se conoce desde hace mucho tiempo y que afecta a clientes Google Chrome y Mozilla Firefox.


Estos servidores envían una conexión a un servidor controlado para ser capaces de obtener también la dirección IP pública y el puerto del cliente, obteniendo la dirección pública de la víctima y la dirección privada. Las direcciones IP locales y públicas del usuario pueden obtenerse a través de estas solicitudes con el código Javascript malicioso que es inyectado en el anuncio.

Una vez que el atacante determina la dirección IP local de un objetivo, tratan de determinar si es factible o merece la pena atacar. Si no es factible o no merece la pena, se muestra un anuncio benigno. Los objetivos deseables reciben un anuncio falso en forma de imagen PNG. El código Javascript es utilizado para extraer código HTML del campo de comentarios de la imagen PNG y se redirige a las víctimas a la página de destino de DNS Changer.

En este punto DNS Changer utiliza Google Chrome u otro navegador para cargar diferentes funciones, incluyendo una clave AES oculta con esteganografía en una imagen pequeña. La clave AES se utiliza para ocultar el tráfico. Una vez se realizan las funciones de reconocimiento, el navegador informa de nuevo al servidor que controla el malware de DNS Changer, el cual devuelve las instrucciones adecuadas para realizar un ataque a ese router. 


El navegador del cliente funcionará correctamente, pero el router puede tener vulnerabilidades que pueden ser explotadas. Esto es debido a que, generalmente e históricamente, es más fácil encontrar vulnerabilidades en estos dispositivos. Contraseñas por defecto, vulnerabilidades en los firmware de los routers, configuraciones débiles, contraseñas por defecto o ninguna protección contra ataques de CSRF (Cross-Site Request Forgery), como ya vimos en el pasado, donde con un simple correo electrónico a un cliente de e-mail que cargue las imágenes por defecto en mensajes HTML se puede hacer un ataque CSRF a un router.

Pero también se pueden explotar debilidades de los navegadores que permitían enviar contraseñas por defecto en las URLs sin generar alertas.  Existen una gran cantidad de debilidades para los routers de Internet y esto es de lo que se aprovecha esta amenaza. En este caso, se explotan para cambiar la configuración DNS del router y poder redirigir el tráfico hacia dónde los atacantes quieran.

¿Qué hacen los atacantes si el router no es vulnerable?

Los atacantes utilizan DNS Changer para intentar usar las credenciales por defecto y poder acceder al dispositivo. Cuando los atacantes lograban cambiar los DNS de los routers, se redirigía el tráfico de la víctima hacia dominios como Fogzy y TrafficBroker. 


Los ataques a routers ocurren en campañas vinculadas con malvertising, y que actualmente están ocurriendo con mucha frecuencia. El patrón de ataque y las similitudes de los vectores de infección hacen pensar a los investigadores que quién está detrás de este tipo de ataques sean los responsables de otras campañas basadas en ataques CSRF llamada operación Soho Pharming, en la mitad del año 2015. Hay que tener en cuenta que en esta nueva campaña y forma de actuar existen varias mejoras respecto al pasado:

• Resolución de DNS externo para direcciones internas.
• Esteganografía para ocultar.
• Clave AES para cifrar y descifrar información.
• Diseño de los comandos enviados para atacar routers.
• Adición de una base de conocimiento extensa y moderna. Más de 160 vulnerabilidades en diferentes modelos y marcas del mercado actual.
• Se acepta dispositivos Android para hacer las peticiones a los routers.

¿Cómo protegerse frente a esta amenaza?

Es necesario tener actualizado el firmware de los fabricantes o proveedores de los routers que podamos tener en casa, empresas, organizaciones, etcétera. Además, se deben cambiar las contraseñas de estos dispositivos y disponer de soluciones que minimicen la exposición de servicios y protejan estos con un segundo factor de autenticación o de autorización.

Otra recomendación para mitigar los ataques es cambiar el rango de direcciones IP locales de estos routers, inhabilitar funciones de administración remota y usar add-ons que ayuden a bloquear la publicidad, ya que, en este caso, la publicidad puede ser algo peligroso. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada